Presentación de Empower Women ante estudiantes de la Universidad de Florida

Estados Unidos de América

Fotografía: Cortesía de Sasha Byers


“Me hicieron pensar en cómo puedo yo influir en el cambio.” Joven estudiante latina

Durante mi mandato como Campeona del Empoderamiento Económico de las Mujeres 2015-2016, el pasado mes de marzo tuve el honor de realizar una presentación sobre el empoderamiento económico de las mujeres ante un grupo de jóvenes estudiantes hispanos(as) y latinos(as) en la Universidad de Florida (UF). Las y los estudiantes pertenecen al Grupo Multicultural Hispánico de la UF, liderado por Jessica García, una joven brillante y atenta que fue alumna mía en mi época docente, concretamente en la enseñanza secundaria. Hoy en día Jessica ya lleva trabajando un tiempo en la universidad.

Debo admitir que estaba muy nerviosa, pues era la primera vez que pronunciaba un discurso en público. Las y los jóvenes que tenía ante mí eran estudiantes de primer y segundo año que se reunían periódicamente para escuchar a oradores invitados, recibir tutoría, establecer vínculos entre ellos y realizar la transición a la vida universitaria con un grupo de la comunidad.

Dicha transición puede resultar complicada para cualquier estudiante, pero a menudo lo es aún más para este grupo, puesto que muchos de ellos y ellas proceden de comunidades homogéneas en las que se celebra y refuerza su cultura hispana. Llegan aquí, a los Estados Unidos, y se convierten en una minoría casi invisible en un gran océano blanco.

El propósito de mi intervención era aumentar su concienciación acerca de la igualdad de género y animarles a replantearse las normas que limitan las funciones que ejercen las mujeres en la sociedad. En lo más profundo de mi ser también esperaba que empezaran a pensar acerca de cómo podían ellos y ellas convertirse en agentes de cambio.

Durante mi presentación, expuse una serie de datos y estadísticas a escala mundial, utilizando una presentación de Power Point de Empower Women y mis propias anotaciones. También hablé sobre las ocasiones en que yo misma me he sentido limitada e impotente debido a barreras construidas a través de normas patriarcales y culturales. El grupo permanecía en silencio y temía estar haciendo que las y los asistentes se sintieran incómodos con mi relato personal, auténtico y doloroso.

Pensaba que lo mejor era mostrarme abierta y explicarles más allá de los datos cómo me han dañado, a mí y a otras mujeres, las normas injustas en la vida real. Los datos son fríos; los relatos no. Para que una audiencia quiera compartir sus opiniones y sus sentimientos honestamente, necesita seguridad. Primero expuse mi vulnerabilidad, arriesgándome al rechazo. No tenía nada que temer: aquellos jóvenes eran generosos y muy humanos.



Fotografía: Cortesía de Sasha Byers


Hablar sobre la desigualdad y los sesgos de género puede conducir a la ira y el dolor, pero cuando se habla sobre esos problemas tan serios, confío en abrir canales de comprensión entre todos. Debemos analizar nuestras creencias acerca de los demás. ¿De dónde provienen? ¿Son acertadas? ¿Cómo controlan nuestras vidas y nos limitan? Este es un desafío para todos nosotros, porque TODOS presentamos idénticos sesgos. Los sesgos dañan a las personas hacia las que sentimos animadversión, y nos dañan a nosotros mismos, pues hacen que nos perdamos a la verdadera persona. Esta es la razón por la que es tan importante liberar a los hombres y los niños de los sesgos de género. Hemos de comunicarnos con los hombres para que puedan ver nuestro auténtico valor y respetarlo, pero también para que puedan liberarse de las expectativas acerca de lo que significa ser "hombre".

Hacia el final de mi presentación, pregunté a los asistentes (unos 50) si podían imaginar un mundo en el que no tuvieran que enfrentarse absolutamente a ningún tipo de barrera en ningún ámbito de barrera. Si eso ocurriera, ¿en qué se convertirían? ¿Quién serían en su mundo ideal? Nadie respondió. Salvo un joven líder estudiantil de los de mayor edad, al que llamaré Miguel.

Levantó la mano tímidamente y, dado el silencio que había, captó inmediatamente toda la atención de la sala. En tono vacilante, dijo: "La pregunta es realmente difícil. Llevo un rato pensando sobre ello y la verdad es que no puedo contestar, porque no me puedo imaginar cómo sería un mundo sin las barreras a las que he tenido que enfrentarme. Barreras de todo tipo". Mi corazón se detuvo.

Miguel dijo algo que odio escuchar: barreras de entrada, barreras de expectativa, que son paralizantes y agotadoras. Empezamos a pensar que jamás llegaremos a nuestro objetivo porque el costo es demasiado elevado. Miguel añadió: "Algunas personas me dicen que no debería aspirar a gran cosa, que quizá debería conformarme con menos, como ellas. ¡Ya basta! Todos los días me siento desgarrado".

¿Cuántas mujeres pueden sentirse identificadas con este relato? Entendemos las barreras y las presiones de la oposición, ponderamos nuestras ambiciones y aspiraciones, nuestra convicción interna de que podemos llegar a ser algo más, frente a los costos reales del rechazo. Compensaciones; equilibrios. ¿Cómo podemos conciliar el hecho de no liberar todo nuestro potencial cuando, en el fondo de nuestra alma, sabemos la verdad?

A continuación, las jóvenes también hablaron sobre aquello que les gustaría que cambiara; expectativas de mujeres, ausencia de sexualización, equidad en el trabajo y en las funciones de la vida, respeto y oportunidades. Me asombró la inspiración de la reflexión colectiva que se produjo entre los muros de aquella sala marrón, en la que alguien había dejado una pizza ya fría sobre el escritorio.

El debate generó una sensación de unidad en pos de un propósito entre ambos géneros. Como actividad de despedida, compartimos nuestros sueños de un empoderamiento económico sin límites en una sencilla ficha y nos hicimos unos selfies y unas fotos de grupo con nuestros sueños en la mano. Me encantó la energía positiva que se percibía en la sala con aquellos y aquellas jóvenes. ¡Estaban llenos de energía y esperanza! Hemos de proteger esa actitud en nuestro interior: siempre hay esperanza y merece la pena celebrar cualquier triunfo. Un triunfo de una mujer es un triunfo de todas ellas.

Les dije a los alumnos y alumnas que jamás debían decir "¿Qué puedo hacer yo? Solo soy una persona". Les recordé que todo movimiento empieza por un sueño y una voz. Les alenté a unirse en su pasión y en pos de su objetivo, a unir sus voces creando un potente coro que no se puede ignorar y a hacer algo de ruido todos juntos.

Esto es lo que espero que hagamos también nosotros y nosotras: elevar nuestras voces, individualmente y en conjunto, y, al escuchar nuestro coro, empoderar a otras personas para que se unan a nuestra hermosa melodía. 


El fotógrafo creador de crédito: Cortesía de Sasha Byers

Etiquetas relevantes:

  • Su debe estar conectado para publicar un comentario
Por favor, introduzca un comentario
  • josh edwards

    The Women's Free enterprise Initiative offers bolster for ladies at UF through exercises intended to enable and set them up to make persuading authority aptitudes and twist up certainly profitable business people.
    Best Law Essay Help UK

  • Owen Garner
    Presently the world is tolerating and perceive the part of ladies in each field of life. What's more, ladies additionally demonstrated that on the off chance that they can work in the kitchen so they gave rise to capacity and potential to run the nation and also a lawmaker. From logical field top, guard of nation ladies is assuming their part successfully Law Essay Writing Service UK.
  • Brett Smith
    This is the very good step taken by the University of Florida to arrange this presentation on women empowerment which I read at Essay Writing Library UK.  Now the world is accepting and recognize the role of women in every field of life. And women also proved that if they can work in the kitchen so they have equal ability and potential to run the country as well as a politician. From scientific field top, defense of country women are playing their role effectively. 
  • quick essayhelp
    nice post i think woman have to make a community and here we are Essay help in uk 
  • Rachael Viccaji
    According to Essay Writing Service UK In first-world nations, strengthening females by putting them in usually men sectors usually mean a rise in protection. FMC mines likes utilizing females in their mines because although females are going to have to work less quickly because of the actual physical restrictions, this allows for an overall surge in safety; less on-site accidents and of course less deaths
  • Pragedes Coromoto Jimenez de Salazar
    Gracias Sasha por compartir tu experiencia, es inspiradora!
  • Evelyn Bisona Fonkem
    Thanks Sasha for hearing
  • Joy Eze
    Fantastic! Thanks for sharing.
  • Nwedobong Okon
    Nice one Sasha. This gives me an idea of what I can do to reach out and expand base. Thanks for sharing!
9 de 9 comentarios